De donde veníamos

Incendios Forestales; repoblación quemada.

incendios

A pesar de vivir en una zona montañosa con una gran biodiversidad (grandes bosques autóctonos de robles, hayas y abedules; fauna emblemática; paisajes de ensueño…) algunos de nuestros vecinos nunca vieron con buenos ojos la acción conservacionista y la relación con el medio natural era aquella que obtenía recursos sin importar a qué precio; madera, carbón, caza, etc. Algunos de nuestros propios vecinos y familiares, ganaderos, mineros, cazadores, etc. tenían otro punto de vista distinto al nuestro y nos sirvió para intentar comprender mejor los problemas y las soluciones que veíamos para con el medio natural.

El problema de los lazos sigue aún vigente en nuestra comarca. Varios osos han muerto en los últimos años y otros han quedado heridos por esta práctica furtiva.
El problema de los lazos sigue aún vigente en nuestra comarca. Varios osos han muerto en los últimos años y otros han quedado heridos por esta práctica furtiva.
Golpe al furtivismo en Cangas del Narcea.
Golpe al furtivismo en Cangas del Narcea.

Las décadas de los 70 y 80, cuando comenzaron a aparecer leyes y normativas medioambientales en España, eran épocas en estas zonas rurales de montaña de frecuente furtivismo sobre especies tan emblemáticas como el oso y el urogallo. De envenenar montes y ríos con lejía o cal. De arrojar basuras por cualquier lado y, sobre todo, en los ríos. Por lo tanto, era necesaria una acción persistente de educación ambiental y sensibilización de la población sobre los problemas de conservación de esta biodiversidad y paisajes de nuestro querido suroccidente de Asturias.

El furtivismo de especies como oso y urogallo fue generalizado hasta principios de los 90.
El furtivismo de especies como oso y urogallo fue generalizado hasta principios de los 90, sobre todo, cuando aparecieron Paca y Tola.

Hoy, como entonces, intentamos seguir buscando soluciones a los problemas ambientales que ocasiona el hombre, ayudando al ganadero, al habitante del medio rural en lo que podemos.

Los incendios estaban al orden del día

Así, desde el principio, intentamos aportar soluciones a los problemas que veíamos en el medio natural; incendios, furtivismo, lazos, veneno, plantaciones de pinos, basuras, contaminación de los río y, sobre todo, la falta de interés de la población local por la naturaleza y por conocer la biiodiversidad de nuestra comarca. Ese fue siempre el principal reto del GECA. Desde ese conocimiento del medio rural y de los problemas de sus habitantes, que a veces acaban en un incendio, en envenenamiento, en malestar con el lobo, etc. fuimos ideando nuestras campañas de información y sensibilización ambiental, huyendo siempre del ecologismo radical y visto desde lo urbano.

Los incendios siguen siendo hoy día un problema medioambiental
Las agresiones a los ríos (vertidos, venenos, basuras) eran cotidianos

Los problemas de contaminación de los ríos por vertidos, basuras y agentes contaminantes (lejía y cal), de furtivismo y pesca masiva y otros similares ponían en peligro la salud de nuestras aguas y su biodiversidad.

Preocupación por el estado de suciedad del río Narcea a su paso por la villa de Cangas en 1989.
Preocupación por el estado de suciedad del río Narcea a su paso por la villa de Cangas en 1989.

La década de los 80 en Cangas del Narcea fue famosa por el furtivismo atroz que acababa con osos y urogallos.

En 1985 despega con gran intensidad nuestra actividad; con un programa de radio “El Milano Cuenta”, en el instituto de Cangas, con Boletines y publicaciones, Carteles, Reuniones con otras Asociaciones, con Acampadas por Muniellos, Fuentes del Narcea, Somiedo, etc. para conocer con profundidad estas zonas, toma de fotografías y vídeos, cuando contábamos con unos 15 años de edad.  Así comenzamos el camino de informar a la gente de esta zona sobre la importancia medioambiental de la misma.

Un primer acercamiento al movimiento ecologista asturiano

Más de 200 aldeas se reparten por las montañas del concejo de Cangas del Narcea.

Sensibilizar hacia nuestros paisajes rurales tradicionales y que la gente de estas montañas valore un poco más la importancia del paisaje y la biodiversidad ha sido siempre uno de nuestros pincipales objetivos.

Para ello, hemos organizado numerosos cursillos, jornadas, visitas, exposiciones y concursos de dibujo desde nuestros inicios, ya que asistíamos a una población indiferente a los problemas ambientales existentes que atentaban contra el paisaje (incendios, talas, plantaciones de pinos, etc.) o contra la fauna (envenenamiento, contaminación de las aguas, furtivismo, etc.). Desterrando la idea del ecologismo como movimiento reivindicativo enemigo del mundo rural, buscamos soluciones a los problemas y necesidades de la población rural de modo que se mitiguen los problemas medioambientales.

Una de las actividades básicas es CONOCER. Que la población local conozca los valores ecológicos de esta comarca fue siempre uno de nuestros objetivos, ya que las malas comunicaciones, el localismo, la complicada orografía, hace, incluso hoy día, que unos habitantes de un valle desconozcan los pueblos y geografía de dos valles más allá, y también de las especies de flora y fauna de mayor interés, endemismos, especies catalogadas, etc. Por ello, dedicamos muchas horas y esfuerzo a organizar actividades para nuestros paisanos y para los escolares de la comarca.

Como anécdota, el 3-1-86 se proyectaba en el cine de Cangas del Narcea la primera película-documental sobre Muniellos, de Gona Films, y fue la primera vez que los cangueses nos sentamos a ver un documental sobre nuestros paisajes, fauna y flora, con gran emoción al menos por nuestra parte. El cine Trébol se llenó.

La falta de recogida de basuras en algunos pueblos suponía el abandono de basuras de todo tipo a la salida de los pueblos, junto a los ríos. Problema que ha persistido hasta la actualidad, a pesar de existir un buen servicio de recogida de basuras y un punto limpio.

Basuras en orilla río Naviego

El furtivismo hacia especies como el oso y el urogallo diezmó sus poblaciones entre la década de los 60 y finales de los 80. Hasta que aparecieron las oseznas Paca y Tola en 1989 la sociedad rural no asumió realmente el papel que jugaba el furtivismo contra nuestra biodiversidad, robándonos del monte un patrimonio único, que era de todos. Baste este ejemplo de una acción de la guardia civil contra el furtivismo en Cangas del Narcea en la década de los 80:

Urogallos y otras especies decomisadas

Conocer los usos que hay en nuestros montes y bosques ha sido fundamental durante estos años para poder aplicar campañas de educación ambiental para la población local. La ganadería de montaña es una de las actividades que se desarrollan en estos montes que tiene mucho que ver con la gestión de la naturaleza. La existencia de crías del ganado en el monte, en lugares con presencia habitual de osos y lobos, suele crear problemas medioambientales, por una posible aparición de venenos, muerte directa de los depredadores, etc.

Anuncios